Los primeros días han pasado. Has sobrevivido. Tu bebé y tú os empezáis a entender. Poco a poco vais cogiéndole el truco a la lactancia materna. Por fin ves la luz al final del túnel. Los días pasan y cada vez os encontráis más a gusto.

Cuando tu entorno cercano te pregunta qué tal lo estás llevando, dices bien de forma sincera y con una sonrisa de oreja a oreja. Empiezas a disfrutar de la maternidad.

Pero espera, un momento.

Todo parecía estar bajo control. Y de repente..

  • ¡Houston tenemos un problema!

Un invitado inesperado se cuela en la fiesta (y sin invitación).

  • Tú no, por favor…

Sí, es ella. Y es que las mastitis, nos traen por el camino de la amargura. Hacen que incluso muchas mujeres se planteen dejar su lactancia. Provocan molestias, son dolorosas.

¡Un auténtico coñazo vamos!

En este artículo te voy a contar qué es la mastitis, por qué se produce, qué tipos hay y cómo tratarla para que desaparezca cuanto antes. ¡Ah! también responderé a la pregunta del millón… ¿Cómo se puede evitar la mastitis?

¿Lista?

¡Comenzamos! 😀

Mastitis, ¿qué es realmente?

La lactancia materna es algo maravilloso, es muy bonita y tiene innumerables beneficios, pero es dura. Muy dura. Y uno de los mayores problemas durante los primeros días y de los causantes de que muchas madres dejen de dar el pecho a sus bebés es la mastitis.

La disbiosis mamaria (o mastitis) consiste en la inflamación de la glándula mamaria que puede aparecer con o sin infección.

Generalmente, afecta a mujeres que están amamantando, pero también puede ocurrir en mujeres que no se encuentran en período de lactancia, e incluso en hombres. Sí, como lo oyes. Los hombres también la pueden sufrir. 🤯

Sin embargo, estos casos son mucho menos frecuentes que la mastitis relacionada con la lactancia. Por eso, en este artículo nos vamos a centrar en la mastitis con lactancia.
Explicación de qué es la mastitis

¿Por qué se produce la mastitis? Causas

Quizá te sorprenda saber que la leche materna no es un fluido estéril.

Se ha visto que contiene hasta 200 tipos distintos de bacterias que componen la microbiota natural de la mama. Casi nada. La biodiversidad de la leche materna es elemento clave para el desarrollo de la microbiota intestinal del bebé.

Un desequilibrio en esa microbiota natural, puede entre otras cosas desencadenar una mastitis.

¿Qué tipos de mastitis hay?

Aunque generalmente tendemos a asociar los casos de mastitis con la “mastitis aguda o clásica”. Existen diferentes tipos de mastitis y presentan características muy distintas.

Mastitis aguda

Las mastitis de tipo agudo se deben principalmente al crecimiento de una bacteria, el Estafilococo Aureus.

Los factores que favorecen su crecimiento son:

  • Vaciado ineficaz del pecho
  • Técnica de lactancia inadecuada
  • Uso de antibióticos en el parto
  • Heridas y grietas en el pezón

¿Qué síntomas produce este tipo de mastitis?

  • Dolor
  • Fiebre alta
  • Malestar general: dolor muscular, escalofríos, sensación de gripe.
  • Pecho enrojecido (parches localizados)
  • Calor en el pecho afectado
  • Inflamación en el pecho afectado.
    síntoma de la mastitis con lactancia

Mastitis subaguda

Este tipo de mastitis plantea un enorme desafío. Como os comentaba, de forma casi instintiva tendemos a asociar la mastitis únicamente con la mastitis de tipo agudo.

A pesar de que la mastitis subaguda se trata del tipo de mastitis más habitual, sigue siendo una gran desconocida para muchos profesionales. Yo misma, reconozco que nunca había escuchado hablar de este tipo de mastitis durante la carrera.

No fue hasta que realicé mi postgrado de lactancia materna con el equipo de LactApp que me adentré de lleno en el mundo de las mastitis. Y descubrí que había más, mucho más…

Las mastitis subagudas se deben a la acumulación de bacterias como el Estafilococo Epidermidis o Coagulasa Negativos.

Estafilococo Epidermis provoca la mastitis subaguda

El problema de esta mastitis es que presenta menos signos inflamatorios que la mastitis clásica, por ello es a menudo infravalorada. Las mujeres que la sufren, pueden no recibir un diagnóstico adecuado y muchas deciden dejar la lactancia materna por la presencia del dolor.

¿Qué síntomas produce este tipo de mastitis?

  • Dolor intenso al amamantar que perdura tras la toma.
  • Sensación de quemazón o escozor en el pezón.
  • Sensación de pinchazos (en forma de agujas)
  • Dolor cuando se produce la eyección (salida) de la leche.
  • Escasa sintomatología local.
  • No suele producir malestar general
  • No se observan parches enrojecidos en la mama.
  • No produce fiebre.
    mastitis y lactancia, un dolor continuo

¿Qué hacer ante una mastitis? Tratamiento

Muy a menudo las mastitis son las responsables de que la madre decida poner fin a su lactancia y destete a su bebé antes de lo que le hubiera gustado.

Por eso, ante la presencia de una mastitis es importante que te plantees qué deseas hacer.

Si tienes o has experimentado una mastitis déjame decirte que entiendo perfectamente lo difícil que puede resultar continuar con la lactancia. Y lo digo con conocimiento de causa, porque yo también las sufrí durante mi propia lactancia.

Si tu decisión es poner fin a esta etapa de vuestras vidas, entiendo tu decisión y la respeto totalmente. En este caso, es importante que te acompañen profesionales formados en lactancia, para asegurar un destete progresivo y evitar posibles complicaciones.

tratamiento de la mastitis para volver a la normalidad

Si, por el contrario, deseas continuar con la lactancia, me gustaría tranquilizarte. A pesar de lo aparatosas y molestas que pueden resultar, las mastitis no suponen ningún riesgo para tu bebé y el tratamiento que se lleva a cabo es totalmente compatible con la lactancia materna.

Dicho esto, lo más importante es tratarlas rápido, ya que de lo contrario pueden generar complicaciones molestas como la formación de abscesos (acumulación de pus) en la mama..

Vamos con el tratamiento de la mastitis

Tratamiento de la mastitis en las primeras 24 horas

En las primeras 24h se recomienda:

  • No suprimir la lactancia.
  • Lo primero que debemos hacer es vaciar el pecho de forma regular. Ya que, si no se vacían los conductos adecuadamente en cada toma, se produce una acumulación de leche que puede provocar infección de los tejidos o la aparición de abscesos.
    vaciado del pecho como tratamiento del la mastitis en la lactancia
¿Cómo lo hacemos?
  • Tomas frecuentes
  • Empezaremos las tomas por el pecho afectado.
  • Colocar al bebé en una posición que favorezca el drenaje de la zona afectada.
  • Si se desea, se pueden realizar extracciones de leche de forma manual o mecánica utilizando el sacaleches. Pero recuerda que tu bebé es el mejor sacaleches del mercado y siempre que te sea posible es mejor poner el bebé directamente al pecho.
  • Durante las tomas, es recomendable ir variando la posición para asegurar el vaciado de todas las áreas del pecho.
  • Asegurar una posición y agarre adecuados durante la toma.

 

Tratamiento de la mastitis pasadas las 24 horas

Si tras las medidas anteriores no mejora tras 24h, ¿qué debemos hacer?:

  • Iniciar tratamiento con antibióticos con prescripción médica.
  • ¡NO hace falta abandonar la lactancia!

Probióticos como tratamiento de la mastitis en la lactancia

Tratamiento de la mastitis pasadas las 48 horas

Si tras las medidas anteriores no mejora tras 48h… ¿Qué solución tiene?

Se debe revisar el tratamiento de antibióticos y realizar un cultivo de leche para ajustar el tratamiento en función de su resultado.

Mitos sobre el tratamiento de la mastitis

La lactancia materna está llena de mitos. En este apartado vamos a ver los mitos más comunes que hay en cuanto a tratar una mastitis y te explicaré por qué no son ciertos

Mito 1: Aplicar calor
Verdad: ¡Jamás debes aplicarle calor! Debes aplicar frío 🥶
Justificación: Aplicar calor puede aumentar el crecimiento de bacterias en la zona.

Mito 2: Abandonar la lactancia materna
Verdad: El pecho necesita ser vaciado bien con el bebé o de forma manual.
Justificación: Como veíamos antes, si no se vacían los pechos, la leche se acumula y puede provocar infección en los tejidos de la mama y agravar el cuadro de mastitis.

Mito 3: El tratamiento antibiótico es la única opción para resolverlas
Verdad: El tratamiento para resolver la mastitis incluye distintas recomendaciones.
Justificación: Ante una mastitis lo primero que debemos hacer es asegurar el vaciado del pecho de forma regular, ya sea a través de la succión directa del bebé, realizando extracciones manuales o mecánicas (sacaleches).

diagrama del pecho en una mastitis con lactancia

Además, se debe aplicar frío en la zona para reducir los signos de inflamación. El uso de antiinflamatorios y probióticos ha demostrado ser eficaz ante este tipo de situaciones. Si tras las 24 horas iniciales, no se observa mejoría entonces sí estaría indicado comenzar con el tratamiento antibiótico.

Y ahora la pregunta del millón…

¿Qué podemos hacer para prevenir la aparición de una mastitis?

  • En primer lugar, es muy importante informarse todo lo posible durante el embarazo.
  • Al inicio de la lactancia, es fundamental recibir acompañamiento y apoyo adecuados.
  • Asegurar que la técnica de lactancia es adecuada, prestando atención a la posición y signos que indican un buen agarre.
  • Recuerda que la lactancia NUNCA debe doler. Si duele hay que buscar y valorar el origen.
  • Lactancia materna a demanda: esto significa a demanda de la mamá y del bebé.
  • Evita realizar tomas muy espaciadas.
  • A medida que te vayas sintiendo más cómoda y segura con la lactancia, es recomendable ir variando de posición. De esta manera aseguras el vaciado de todas las zonas del pecho.
  • Evitar el uso de sujetadores con aros o ropa muy ajustada, ya que podría favorecer la aparición de obstrucciones en el pecho.

En caso de duda consulta con un especialista. Es importante que te asegures de que esa persona está especializada en lactancia materna y se ha reciclado recientemente. Me explico. No por el hecho de ser médico, enfermera ni matrona se tienen conocimientos de lactancia materna, ya que lo que se da en la universidad son conceptos muy básicos.

Si tienes alguna duda y quieres que te ayude puedes ponerte en contacto conmigo.

He preparado un mini-curso gratuito (por email) para que puedas aprender las bases para disfrutar de la lactancia. Tienes toda la información en esta página tienes toda información.

Al registrarte al mini-curso, cada día recibirás un consejo para ayudarte con la lactancia materna.

Antes de nada, ten en cuenta que dar el pecho es sencillo, pero no es fácil. Con registrarte al mini-curso y leer los emails no vas a lograrlo. Tienes que dedicar tiempo a poner en práctica lo que te cuento. Sino no sirve de nada.

Cuéntame en los comentarios qué te ha parecido el artículo. ¿Has sufrido mastitis durante tu lactancia? ¿Cómo ha sido tu experiencia?

Share via
Copy link
Powered by Social Snap